fbpx

Author: Elikarla Cones

Ingeniero electricista, consultora y asesora internacional en instalaciones eléctricas hospitalarias. Experta en la coordinación técnica de soluciones de ingeniería eléctrica para procesos asistenciales. En la actualidad es Director Regional LATAM de EnergyMed.

Categories Blog, Seguridad del paciente

Tecnología en salud y sus riesgos

tecnologia-en-salud

La recolección, análisis y uso de datos asociados al tratamiento del paciente da un paso agigantado en la calidad de atención en salud: el poder de tomar decisiones basados en la evidencia.

Métodos de procesamiento basados en big data, no sólo pueden aportar información concluyente sobre el cuadro de un paciente según la patología que presenta, si no que con implementación de machine learning se podría predecir patologías futuras.

¿Suena genial cierto?

Más no todo es color de rosa, y así lo ha puntualizado el “Top 10 Health Technology Hazards for 2021” del ECRI Institute.

energia-confiable-saludEnergía confiable: pieza clave en la digitalización en salud
El poder de los datos en salud con David Sanguino

Vulnerabilidades en ciberseguridad son un riesgo para el paciente

En el episodio 15 de Energía que Cura conversamos con el Dr. David Sanguino, y nos planteamos seriamente la pregunta: ¿Ayudan estas herramientas TI a mejorar los desenlaces positivos y reducir los eventos adversos?

Los resultados esperados son notoriamente positivos. Más no dejamos a un lado los retos que representan la carga de datos no estructurados al sistema, la implementación de las herramientas y a esas variables me gustaría sumar las dos preocupaciones del ECRI Institute:

1- La rápida adopción de tecnologías para telemedicina puede dejar en riesgo la data de los pacientes.
2- El uso de software de terceros propone retos de ciberseguridad.

Sin embargo, poniendo en una balanza los pros y los contras, vale notoriamente la pena que los equipos de ingeniería nos pongamos manos a la obra en la solución de estos retos técnicos.

Retos de la implementación

El primer reto es diseñar y construir un sistema de redes de comunicaciones que permita sacar ventaja a la conectividad de los elementos que instalamos hoy día en los centros de salud.

Podemos conectar desde lo más básico como un computador, hasta un sistema de control de iluminación, pasando por equipos médicos que nos permita recolectar datos para crear un entorno de información alrededor del paciente.

Eso requiere ampliar notoriamente el presupuesto básico en materia de redes de comunicaciones, que con el paso del tiempo va cobrando importancia crucial en mejorar los procesos asistenciales y sus resultados.

Diseño de sistemas de energía de emergencia
Evaluación de desempeño del sistema de energía de emergencia

Lo segundo, es brindar mediante equipos activos y configuraciones de software redundantes y de alta disponibilidad el respaldo a los datos y la continuidad operativa del sistema.

En tercer lugar, es fundamental la inversión humana y financiera en la selección de un proveedor tecnológico confiable.

El software muchas veces se costea con base en la confiabilidad de su desarrollo. Así que la solución más económica muchas veces puede ponerlo en riesgo.

Por último, y créanme que no menos importante, asegúrese de la confiabilidad del sistema de energía de emergencia del lugar donde estén los equipos activos de su solución.

Estos equipos se vuelven tan críticos para la continuidad de la operación, que es fundamental brindarles un respaldo tan importante como a sus servicios asistenciales.

Muchísimas gracias al Dr. David Sanguino por sumar toda su Energía que Cura, y servir de inspiración para la redacción de este artículo. Si quieres saber más no te pierdas el episodio haciendo click aquí.

 

 

Categories Blog, Operaciones de los centros de salud

¿El RETIE protege al medio ambiente?

tecnologia-en-salud

El objeto explícito del Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas RETIE reza “El objeto fundamental de este reglamento es establecer las medidas tendientes a garantizar la seguridad de las personas, de la vida tanto animal como vegetal y la preservación del medio ambiente; previniendo, minimizando o eliminando los riesgos de origen eléctrico. Sin perjuicio del cumplimiento de las reglamentaciones civiles, mecánicas y fabricación de equipos.”

Sin embargo, no establece las condiciones técnicas de las instalaciones eléctricas, especialmente las hospitalarias, para garantizar tal preservación.

¿Necesita el certificado RETIE para habilitación?
retie-equipos-medicosEl RETIE no protege los equipos médicos?

El medio ambiente se preserva siendo eficientes energéticamente

En el episodio 14 de Energía que Cura conversamos con el Ing. Abel Gallego nos planteamos seriamente la pregunta: ¿Podemos ser eficientes energéticamente en los hospitales?

La pregunta obedece a que se presume que un hospital al ser un edificio “que no duerme”, no tiene la capacidad de apagarse, energéticamente hablando, para reducir el consumo de energía.

Sin embargo, el tema de la eficiencia energética no se trata de apagarse, se trata de implementar medidas que permitan “hacer más, consumiendo menos energía”.

 

¿Cómo podemos lograr esto en los centros de salud?

En el caso de las instituciones de salud preexistentes, que son la mayoría, el planteamiento de entrada es considerar dentro de los criterios de compra de los equipos eléctricos de la infraestructura, el comportamiento de consumo de los equipos asociados a su tecnología sea que su adquisición sea por ampliación o renovación tecnológica.

En el caso de las instituciones por construir, es fundamental plantearse desde lo arquitectónico una “eficiencia pasiva”, la cual obedece a utilizar el sol, como fuente luminosa y de calor, y la orientación de las masas de aire para disminuir de entrada la energía que necesita el hospital para funcionar.

Sea cualquiera de los dos casos, desde el punto de vista de las instalaciones eléctricas hospitalarias, es fundamental tomar decisiones de ingeniería capaces de optimizar las pérdidas desde un diseño eficiente, así como plantearse una estrategia dinámica de mantenimiento a través de un sistema permanente de monitoreo y gestión de la energía que consume todo el centro de salud.

Es a través de estas estrategias, las cuales escapan plenamente de lo expresado en el RETIE, que un centro de salud es capaz de proteger el medio ambiente.

diseño-electrico-hospitalarioDiseño de instalaciones eléctricas hospitalarias
auditorias-energeticas-saludAuditorías energéticas en hospitales

La tendencia de los centros de salud es a consumir más energía

La ampliación de los servicios y la incorporación de nuevas tecnologías traen consigo aún más cosas que conectar al sistema eléctrico de un hospital.

Sin embargo, es posible que en mitad de esas circunstancias el centro de salud sea capaz de ser eficiente energéticamente, a través de tres estrategias:

  1. Renovación tecnológica eficiente, en conjunción con medidas de automatización del hospital.
  2. Inversión en instalaciones eléctricas libres de pérdidas innecesarias.
  3. Implementación de sistemas de cogeneración de energía capaces de brindar autosostenibilidad y el uso de energía limpia dentro del centro de salud. Si te interesa saber más de esto, puedes consultar aquí casos de éxito al respecto.

Muchísimas gracias al Ing. Abel Gallego por sumar toda su Energía que Cura para la redacción de este artículo. Si quieres saber más no te pierdas el episodio haciendo click aquí.

 

 

Categories Blog, Instalaciones eléctricas hospitalarias

¿Por qué cumplir las normas eléctricas para hospitales?

Cada año en EnergyMed inspeccionamos decenas de instalaciones eléctricas hospitalarias. El objetivo: obtener el certificado RETIE solicitado por la secretaría de salud.

Desafortunadamente, la evidencia nos ha mostrado que una minoría de esas instalaciones es certificable tras pequeñas adecuaciones, mientras que el resto debe realizar costosas y complejas modificaciones para poder certificarse.

La pregunta que nos hacemos siempre es ¿por qué están tan lejos de cumplir la norma?

Algunas respuestas que hemos obtenido a esa pregunta son:

  • Los proveedores de servicios de instalaciones eléctricas no tenían experiencia en instalaciones eléctricas hospitalarias, e ignoraron los requisitos de estas instalaciones eléctricas especiales en la ejecución de los proyectos.
  • El encargado de las decisiones en el cuerpo directivo de la clínica desconocía las implicaciones de no cumplir las normas eléctricas para hospitales.

Si algunos de estos casos le suena, a continuación le citamos algunos ejemplos de lo que ocurre cuando cumple, y cuando no, las normas eléctricas para hospitales:

¿Por qué cumplir las normas eléctricas para hospitales?

En los procesos operativos de los hospitales se realizan una lista inagotable de actividades que dependen de equipos eléctricos, los cuales traen consigo muchas y diversas fuentes de riesgo eléctrico para personas e infraestructura.

En el desconocimiento e imposibilidad de controlar todos esos riesgos, el cumplimiento de las normas técnicas para hospitales es clave en la mitigación y control de riesgos de origen eléctrico, ya que los lineamientos que los componen son soluciones técnicas basadas en la experiencia.

No cumplir las normas lo expone a:

  1. Exponer al paciente a eventos adversos de carácter eléctrico, como quemaduras, complicación de su cuadro clínico e incluso la muerte.

El diagnóstico y tratamiento del paciente implica que el personal médico debe usar equipo eléctrico directamente sobre el cuerpo del paciente.

Hemos sido testigos de casos en los que una fuga de corriente de un equipo médico es capaz de causar daños, complicaciones e incluso la muerte del paciente:

  • Una energización involuntaria de una sonda de un equipo de endoscopia digestiva, le produjo una quemadura en el tracto digestivo del paciente.
  • El uso de un electrocauterio que perforó el párpado de un paciente, y su globo ocular, durante una blefaroplastia.
  • Y el peor de los casos, pacientes que durante una cirugía o procedimiento invasivo han sufrido microshocks o macroshocks cardíacos sin explicaciones clínicas.
  1. Causar incapacidad temporal, permanente, o incluso la muerte al personal médico

El personal médico administrativo está sujeto al uso de energía para realizar sus actividades. En una oportunidad nos consultaron porque una asistente en un consultorio, que desconectó un equipo de un tomacorriente y un arco eléctrico traspaso su mano, causandole fuertes quemaduras.

  1. En caso de falla en el suministro de energía, sea en un servicio médico o en todo el centro de salud, pone en riesgo el tratamiento efectivo del paciente e incluso su recuperación.

Sin energía eléctrica los procesos asistenciales simplemente se detienen:

  • Un corte de energía en una clínica con el sistema de energía de emergencia fuera de norma, le produjo un largo período de indisponibilidad que ocasionó cirugías terminadas con iluminación improvisada, aplicación de protocolos de ventilación mecánica manual en pacientes en UCI, largas filas para exámenes de imágenes diagnósticas, personas atrapadas en el ascensor, muestras de laboratorio pérdidas, etc.
  • Una falla en el sistema de suministro de energía de un servicio de hospitalización causó la reubicación forzosa de pacientes internadas en el área fuera de servicio.
  1. Riesgo de incendio por razones eléctricas, lo cual es un evento adverso mayor dada las condiciones de incapacidad física de movilidad propia de los pacientes.

Fuera de actividades que implican el uso directo de fuego, una falla por razones eléctricas tal como un cortocircuito o la sobrecarga de un circuito eléctrico, son las causas de incendio más comunes en edificaciones de cualquier tipo.

En el caso especial de los hospitales, donde hay concentración de oxígeno, y uso de gases inflamables, contener el riesgo es fundamental para la seguridad de todo el edificio. Si quiere saber de casos de incendio en hospitales, puede visitar las siguientes referencias:

Incendio de hospital en Rusia durante la emergencia COVID-19. 

Incendio de hospital de campaña en Brasil durante la emergencia COVID-19. 

Cumplir las normas eléctricas para hospitales le garantiza:

  1. Mitigar los riesgos de origen eléctrico para el paciente y personal médico – asistencial durante el uso de equipos eléctricos.

Las instalaciones eléctricas hospitalarias se diseñan bajo criterios de redundancia, y usan configuraciones especiales que impiden el paso de corriente involuntaria a través del paciente, tal como el sistema de puesta a tierra redundante y tableros de aislamiento en áreas críticas de cuidado del paciente.

  1. Garantizar el suministro de energía de forma permanente, necesario para los procesos operativos y asistenciales del centro de salud.

Las instalaciones eléctricas hospitalarias tienen una clara separación en la distribución de energía, con el fin de impedir que una falla en un sistema pueda causar la pérdida de suministro de energía al 100% del sistema.

  1. Garantizar las condiciones de seguridad en el transporte y uso de la electricidad, mitigando el riesgo de explosión e incendio de la infraestructura hospitalaria.

Las instalaciones eléctricas hospitalarias tienen bien definidos las áreas clasificadas dentro del centro de salud, donde los espacios con riesgo de incendio y explosión exigen condiciones eléctricas especiales.

  1. Proteger los equipos médicos de sus procesos críticos de daños en su electrónica, tales como daños de tarjetas y desprogramaciones

Los supresores de picos, DPS’s, TVSS o el nombre técnico que le sea familiar son indispensables para proteger sus equipos médicos. Sin embargo, son elementos que sólo son de cumplimiento normativo obligatorio en sus áreas críticas de cuidado del paciente.

Si le es díficil implementarlos por ceñirse al estándar operativo de tener “mínimo lo indispensable”, este requisito normativo le favorece al momento de la toma de decisiones de carácter operativo – financiero.

El tratamiento efectivo de los pacientes requiere de nuestro máximo esfuerzo, y el cumplimiento de las normas eléctrica para hospitales representa las condiciones mínimas indispensables para funcionar correctamente.

 

Categories Blog, Retos de la Ingenieria Clinica

Retos de la ingeniería clínica: Calidad del aire. Pilar de contención del virus

aire-gloria-cruceta

La Dra. Gloria Cruceta es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona – España, Directora de SEGLA Asociados, empresa especialista en calidad ambiental de interiores desde 1996. Actualmente Vicepresidenta de la Federación Española de Calidad de Ambiental Interior y fue presidenta de la federación por 8 años en el período 2000-2008 y Presidenta de AEN/CTN/171 Calidad Ambiental en interiores de AENOR.

Con base en su amplia experiencia y conocimiento en materia de calidad ambiental de ambientes controlados, la invitamos a nuestra sección Retos de la Ingeniería Clínica para que nos oriente en el manejo de la emergencia desde esta perspectiva. Estas fueron sus respuestas:

  • El diseño de ventilación mecánica de ambientes controlados es clave en el control de infecciones de origen respiratorio. ¿Qué recomendaciones podrías brindarnos para validar en este momento que la infraestructura esta haciendo el trabajo correctamente?

El diseño de los hospitales, debe prevenir las posibles crisis sanitarias, para proporcionar recursos y  soluciones, que nos permitan afrontarlas.

Desde hace algunos años, las infecciones respiratorias debidas a virus y que se transmiten por el aire son un reto, tanto a nivel asistencial como de diseño y dentro de este, las instalaciones de ventilación y acondicionamiento del aire son muy importantes.

Conceptos como calidad del aire, habitaciones en presión negativa, esclusas o SAS que separan espacios con diferentes requisitos de bioseguridad en ambiente y eficacia de filtración, son imprescindibles para dar soluciones a este problema.

La pregunta: ¿Qué debemos conseguir para el control de estas infecciones? Nos da la respuesta de los parámetros a controlar en habitaciones o espacios para pacientes aislados infecciosos y son:

  1. Ventilación, con aportaciones de aire exterior suficiente para conseguir la dilución de contaminantes, mínimo 10-12 renovaciones/hora y no recircular aire de estos espacios a otros dentro del hospital
  2. Diferencial de presión mínimo de -10 Pa para los espacios donde debe haber contención del patógeno.
  3. Filtración H14 en la extracción de aire, sólo si está ubicada cerca de otros puntos de toma de aire, o alejar estas extracciones a un mínimo de 10 metros de cualquier entrada de aire al edificio u otras zonas ocupadas.

Para ello necesitamos Unidades de Tratamiento de Aire específico para estas zonas, que puedan garantizar unos caudales de impulsión y extracción constantes, así como variadores de frecuencia en ventiladores de impulsión y extracción,  garantizando que la parada de la extracción, conlleve automáticamente la parada de la impulsión de aire, para evitar la sobrepresión.

  • El nivel de contagio de la enfermedad ha demostrado que la capacidad instalada del servicio de cuidados intensivos es insuficiente. ¿Qué recomendaciones podemos brindarle a las instituciones en la ampliación de capacidad de UCI en servicios como hospitalización?

En general es evidente la falta de UCIs en el ámbito hospitalario, y ante situaciones de pandemia, solo se pueden contemplar soluciones teniendo zonas o incluso edificaciones anexas a los hospitales, equipadas para poder convertirse en UCI en caso de necesidad.

Las soluciones que se están poniendo en marcha, son básicamente el aumento en los hospitales de unidades de semicriticos, fácilmente asimilables a Box de UCI y la construcción de espacios multiusos y flexibles, que se puedan utilizar para los servicios habituales, por ejemplo zonas de consulta ambulatoria prediseñadas y que puedan ser transformadas en Unidades de Cuidados Intensivos en pocas horas.

  • Ante un escenario tan crítico, la continuidad en la operación del sistema es clave. ¿Tienes alguna recomendación asociada al mantenimiento de los equipos para garantizar continuidad operativa?

Para el mantenimiento de los equipos, es imprescindible contar con protocolos que incluyan situaciones críticas, tanto desde el punto de vista mecánico, como higiénico, que conlleve disponer de registros de las actuaciones que se llevan a término, con periodicidad establecida.

En la complejidad de un edificio de uso sanitario, es más necesario que nunca, para establecer prioridades y estar provistos en todo momento de materiales necesarios y recambios, que pueda  asegurar el correcto funcionamiento, y efectuar un análisis de riesgos, (como puede ser en un momento determinado el desabastecimiento de algunos productos), del que debe derivar una previsión.

  • El correcto funcionamiento de cualquier equipo eléctrico depende en gran medida de la calidad de energía que se le suministre. ¿Tienes alguna recomendación adicional en este respecto para garantizar correcta operación de las unidades?

La combinación de la continuidad del suministro, la corriente suministrada con una tensión o voltaje constante, frecuencia constante y forma de onda sinusoidal y  la calidad de la tensión es lo que consideramos Calidad Eléctrica.

Cualquier perturbación de estos parámetros redunda en una mala calidad, que puede generar graves problemas en el ámbito hospitalario, debido a la cantidad de procesos vitales para los pacientes, que dependen de estas cualidades.

Se  valora aproximadamente en un 25% las perturbaciones que proceden de una mala producción o distribución eléctrica, y el 75% restante es debido a las instalaciones del usuario.

En los centros sanitarios, se utilizan múltiples equipos con elementos electrónicos de alta capacidad, además existe un gran incremento en la demanda de energía eléctrica, por lo que el mal dimensionamiento de las instalaciones o su deterioro por falta de mantenimiento, pueden constituir una importante causa de producción de perturbaciones, por ejemplo sobrecargas en los circuitos, conexiones incorrectas o mal ensambladas,  cargas desequilibradas, etc. Todo ello influye creando sobrecostes energéticos.

Hoy, desde el punto de visto de la eficiencia energética, se pueden aplicar tecnologías, como los analizadores  de redes, calidad de suministro, estabilizadores de tensión, sistemas de control y otros, que permiten optimizar el consumo y obtener una mejor calidad energética.

Agradecemos a la Dra. Gloria Cruceta por su interés en formar parte de esta sección, donde juntos somos más fuertes en la atención efectiva y segura del paciente.

Categories Blog, Retos de la Ingenieria Clinica

Retos de la ingeniería clínica: Cuidado de los pacientes COVID-19 desde la infraestructura hospitalaria

retos-ingenieria-clinica-esmeralda-palomino

La Ing. Esmeralda Palomino Velandia, es ingeniera electrónica, especialista en gerencia de mantenimiento de la Universidad Industrial de Santander (U.I.S), Black Belt de la Metodología Seis-Sigma. Cuenta con experiencia de 34 años en instituciones de salud, en áreas de gestión del mantenimiento de la infraestructura hospitalaria, gestión ambiental, hotelería, gestión de la tecnología biomédica y de equipos de apoyo y líder desde hace 28 años en la adecuación del ambiente físico de la Fundación Santa Fe de Bogotá. Actualmente es jefe del Departamento de Infraestructura hospitalaria de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Con base en su amplia experiencia en la gestión de infraestructura hospitalaria, la invitamos a nuestra sección Retos de la Ingeniería Clínica para que nos oriente en el manejo de la emergencia desde esta perspectiva. Estas fueron sus respuestas:

  • La emergencia que nos plantea el COVID-19 es un hecho sin precedentes, ¿qué recomendación le darías a los coordinadores de infraestructura hospitalaria para dar frente a la emergencia?

R./ Ante todo, es evidente que no estábamos preparados para afrontar uno de los más grandes desafíos de la humanidad. Y esto involucra a los seres humanos de todas las profesiones. Una de las muchas manifestaciones de este hecho, es la aparición de varias discusiones: “Lo más importante es la vida”, pero aparecen algunos cuestionamientos: ¿a costa de qué? ¿de tu propia vida? Por lo anterior, los hospitales como entidades de servicio debemos tener claro precisamente eso, la cultura de servicio, en donde prima el bien común sobre el particular, y sacar lo mejor de nosotros como ingenieros, ya que somos parte fundamental para el buen funcionamiento de las empresas más complejas en el mundo como son los hospitales.

Por lo anterior, debemos poner todo nuestro conocimiento e innovación como ingenieros para reinventarnos y romper paradigmas arraigados en la mentalidad y también en la estructura física de nuestras instituciones, volviéndolas flexibles, seguras para contener la propagación con una serie de conceptos, de privacidad, asepsia, humanismo, tecnología, que hagan estos espacios acordes a las necesidades de la emergencia. Pero para ir más allá de eso, el Ingeniero Hospitalario debe estar en constante innovación buscando mejorar los procesos que garanticen la seguridad del paciente, su seguridad emocional, la del personal asistencial y la de su propio recurso humano para atender todos los requerimientos que en estos momentos son muy relevantes para el buen funcionamiento de un Hospital.

  • La expansión de servicios como UCI, tanto dentro de las instituciones existentes como en ambientes improvisados, es una necesidad latente, ¿cómo recomiendas abordar estas expansiones para reducir los riesgos propios de la improvisación?

R./ La adecuación de un espacio como una unidad de cuidados intensivos, lleva implícito el manejo de situaciones no ideales, pero que no deben reflejarse en situaciones o realizaciones que puedan afectar negativamente la calidad de atención para un paciente crítico con Covid 19. La sola revisión de los requerimientos que estos espacios necesitan implica acometer obras e implementaciones para dotación de gases medicinales, sistemas eléctricos robustos y confiables, sistemas de iluminación adecuadas para intervenciones en cama cuando sea necesario, sistemas de aire acondicionado con presiones negativas para garantizar la seguridad del personal asistencial y de los demás pacientes, infraestructura hidrosanitaria para soportar lavamanos, etc. Además, las áreas deben ser de fácil limpieza y desinfección para evitar la contaminación cruzada, y contar con esclusas y con sistemas de aire para mantener la esterilidad de la UCI.

Por todo lo descrito, se necesita una planeación previa con las personas idóneas en los diferentes campos para poder considerar que se tiene un espacio llamado Unidad de cuidados intensivos. De lo contrario tendremos un espacio de habitaciones no aptas para atención de pacientes de Covid 19.

  • Cuando planificamos infraestructura hospitalaria siempre estamos proyectando hacia el peor escenario, ¿qué enseñanzas consideras que nos deja esta emergencia?

R/. Cuando nace el sueño de la construcción de un Hospital, siempre pensamos en realizar proyectos futuristas capaces de afrontar exitosamente pandemias y catástrofes. Pero lo que se concibió en el papel, no siempre se plasma en la realidad, pues suelen aparecer factores ajenos a la Ingeniería Hospitalaria que a menudo imponen modificaciones generalmente tendientes a reducir costos, y que pueden traer consecuencias tales como reducción de espacios, eliminación de sistemas de redundancia o soporte, no uso de materiales libres de mantenimiento con nanotecnologías que harían minimizar el cruce de infecciones, etc.

Esta pandemia nos ha hecho reflexionar que nosotros como Ingenieros Hospitalarios debemos adoptar una posición férrea anteponiendo nuestro conocimiento y experiencia, para que las infraestructuras Hospitalarias puedan ser espacios futuristas que logren ser versátiles y adaptativas ante las necesidades de este mundo tan cambiante y vertiginoso en nuevas patologías de los pacientes, en procura de lograr ser vigentes en lo incierto del futuro.

  • Todos los especialistas en redes técnicas hospitalarias estamos prestos a apoyar a las instituciones durante la contingencia, ¿qué invitación nos haces para que el apoyo que podamos brindarles sea efectivo?

R/. Un proyecto de Arquitectura Hospitalaria es un gran desafío para todos los que participamos en él. Es importante que todas las empresas que lideran las redes técnicas para que un hospital funcione, deban ser aliados estratégicos de las organizaciones para que recorran juntos el camino del proyecto desde su concesión y hagan parte del sueño. Deben ser integrales en el conocimiento de todos los sistemas, porque no basta con saber de su especialización técnica, sino que deben tener el conocimiento para respetar los límites de nuestra especialización, y poder llegar a acuerdos inteligentes en los temas comunes con los demás sistemas. Si esto se logra, será posible entregar un proyecto orgullo para todos, porque han sido integrantes de un equipo homogéneo y han sido parte del engranaje de todo el proyecto.

Agradecemos a la Ing. Esmeralda Palomino por su interés en formar parte de esta sección, donde juntos somos más fuertes en la atención efectiva y segura del paciente.