fbpx
Categories Operaciones de los centros de salud

Energía segura de Centros de Salud: pieza clave en la atención segura y efectiva del paciente

Hoy día es imposible siquiera imaginarnos una vida sin tecnología. Los equipos electrónicos nos rodean, haciendo nuestras vidas más sencillas y cómodas, al tiempo que nos hacemos dependientes de una fuente de energía que los mantenga en funcionamiento.

Cuando del cuidado de la salud se trata, estos equipos electrónicos traen beneficios que trascienden a la comodidad: son simplemente vitales. Su función en el diagnóstico y tratamiento efectivo de enfermedades son los superpoderes capaces de ampliar la capacidad de la ciencia y del personal médico en la recuperación del paciente.

Sin embargo, este enorme beneficio trae consigo los riesgos asociados al uso de la energía eléctrica. Vistos desde un panorama amplio, los riesgos principales a los que se expone el sistema asistencial en esta materia son:

1. Fallas asistenciales producidas por la indisponibilidad de equipos médicos, ocasionada por interrupción en el suministro de energía: La ausencia de energía total o parcial en un Centro de Salud ata de manos al personal médico, disminuyendo la efectividad en el diagnóstico y tratamiento del paciente. Esta reducción de la efectividad será tan aguda como la naturaleza de la falla. Algunas fallas y sus consecuencias en el tratamiento del paciente son:

Falla total del suministro de energía, ocasionada por falla en el sistema bajo la administración del operador de red: Este tipo de falla deja a la institución a la merced de su Sistema de Energía de Emergencia (planta eléctrica, transferencia automática y Sistema de Potencia Ininterrumpida UPS). En este caso es fundamental que el diseño y la operación del sistema este apegado a las normas nacionales e internacionales, siendo un sistema eficiente que entre en plena operación en un tiempo no superior a 10 segundos y que alimente los ramales críticos, vida y equipos de forma efectiva.

En caso de que esto no suceda, todos los equipos eléctricos del Centro de Salud quedan inoperativos, obligando al personal médico a condiciones manuales de asistencia del paciente, dependiendo de la autonomía de las baterías de los equipos médicos vitales, tales como máquinas de anestesia y lámparas cielíticas y trasladar a los pacientes críticos a otros centros asistenciales en casos más extremos.

• Falla parcial en el suministro de energía en un servicio médico, ocasionada por una falla en el sistema de distribución de energía: Este tipo de falla ocurre cuando un cortocircuito saca de servicio la instalación eléctrica. Puede ser temporal cuando la falla induce la actuación de las protecciones eléctricas, las cuales no pueden ser reposicionadas hasta tanto no se solvente la condición de falla; o puede ser permanente en el caso de que la falla no sea despejada a tiempo y ocurra un daño irreversible al sistema eléctrico.

Este tipo de falla impactará las operaciones dependiendo del servicio afectado, pudiendo tener consecuencias en las operaciones que van desde la movilidad de los pacientes de un servicio a otro para su atención, así como el traslado de pacientes y operaciones a otros centros asistenciales en caso de fallas permanentes.

2. Diagnóstico y tratamiento errado del paciente por error de equipos médicos.

El correcto funcionamiento de los equipos médicos depende de la calidad de la energía con la cual se alimenten.

En el caso de equipos médicos de diagnóstico, donde el conteo de partículas por fotometría o el funcionamiento en todo su espectro de un equipo de rayos X depende de la calidad del voltaje de alimentación, siendo que una calidad de energía baja conlleva a que el resultado de los estudios sea imprecisa y en algunos casos errónea. Esto pone en riesgo la efectividad de los procedimientos médicos en el paciente, con base en diagnósticos clínicos erróneos.

3. Afectación de la salud del paciente por malfuncionamiento del sistema eléctrico.

El uso de equipos eléctricos en contacto directo con el cuerpo humano genera el escenario ideal para la conducción de corriente a través de él. Este escenario es capaz de producir lesiones en el paciente, que van desde quemaduras de tejidos, hasta estados de macro y microshock, los cuales pueden complicar notablemente su cuadro clínico.

El estudio del diseño y construcción de las instalaciones eléctricas hospitalarias ha previsto este escenario, diseñando y construyendo equipos especiales que disminuyen radicalmente la posibilidad de ocurrencia de este tipo de eventos adversos.

Por esta razón es fundamental que el diseño y la construcción de las instalaciones eléctricas hospitalarias se deje en manos de personal técnico capacitado, así como el trabajo coordinado de este equipo técnico con los ingenieros biomédicos, quienes son los que de forma especializada atienden y vigilan las condiciones de operación segura de los equipos médicos.

La prestación de servicios médicos de forma efectiva y segura depende en gran medida del correcto funcionamiento de sus instalaciones eléctricas hospitalarias. Mantenerlas en buen estado, a través de su correcto diseño, instalación y mantenimiento le permitirá contar con los equipos médicos como su mejor amigo y no como su peor enemigo, al permitir el diagnóstico y tratamiento seguro del paciente.

Categories Operaciones de los centros de salud

Retos de la infraestructura hospitalaria en Colombia

Hospitales en Colombia

Las recientes catástrofes naturales del terremoto en México y el huracán María en Puerto Rico nos muestra que la naturaleza es quien manda.

Durante la consternación de la noticia, todos comentamos sobre las lamentables pérdidas humanas y materiales de estos eventos, deseando la pronta recuperación de estas poblaciones.

Sin embargo, una vez las emociones se calman, siempre surge un espacio para analizar con cabeza fría qué tan preparados estamos en caso de que un evento de este tipo toque a nuestra puerta.

Desde la perspectiva de la infraestructura hospitalaria el análisis es aún más crítico ya que, en este tipo de escenarios adversos todos los lesionados recurrirán a los Centros de Salud en búsqueda de atención médica, por lo que la infraestructura debe ser lo suficientemente robusta para soportar el embate de la naturaleza.

En el caso particular de Colombia, los organismos del estado empezando por el Ministerio de Salud hasta las Secretarias Distritales de Salud, han dispuesto de un marco normativo que tiene como intención preparar a las instituciones ante cualquier escenario de este tipo.

Un ejemplo de ello es la resolución 2003 de 2014, la cual establece los requisitos de habilitación de servicios de salud en el Sistema Obligatorio de Calidad en Salud. En materia de infraestructura hospitalaria, la resolución en su artículo 3.2.2 exige lo siguiente:

“Las siguientes condiciones de infraestructura deben ser cumplidas por el prestador, antes de iniciar su proceso de habilitación:

  • Cumplimiento de las condiciones higiénico sanitarias establecidas en el Titulo IV de la Ley 9° de 1979 y sus decretos reglamentarios.
  • Licencia de construcción aprobada para el uso de salud.
  • Permiso de vertimientos líquidos y emisiones atmosféricas.
  • Sistema de prevención y control de incendios.
  • Estudio de vulnerabilidad estructural (En los casos previstos por la norma vigente).
  • Reforzamiento sísmico estructural (En los casos previstos por la norma vigente).
  • Plan de emergencias y desastres (En los casos previstos por la norma vigente).
  • Planes de mantenimiento de la planta física e instalaciones físicas e instalaciones fijas.
  • Planes de mantenimiento de los equipos fijos.
  • Las instalaciones eléctricas están actualizadas con el reglamento técnico de instalaciones eléctricas RETIE.”

A pesar de estas exigencias, y del reconocimiento de la directiva de las instituciones prestadoras de servicios de salud de su importancia, un alto porcentaje de la infraestructura hospitalaria colombiana no dispone de las certificaciones ni las condiciones para satisfacer todos estos criterios.

Las razones que conllevan a este escenario son de distinta índole, entre las cuales resaltan las condiciones operativas especiales de un centro asistencial, que dificulta la intervención de servicios para adecuaciones de infraestructura; el déficit financiero del sector salud y la ausencia de un plan estratégico de la institución que contemple las adecuaciones de infraestructura necesarias para la incorporación de un nuevo servicio médico, entre otras.

En este marco situacional, el tema de las condiciones de la infraestructura hospitalaria representa un enorme reto para la institución, puesto que a pesar de los escenarios adversos no pasa desapercibido el riesgo que representa para el para el cuidado del paciente, y la comunidad en general una infraestructura hospitalaria que no cumple con las condiciones de seguridad establecidas en la ley y normas nacionales e internacionales en materia asistencial.

La gran interrogante es cómo intervenir la infraestructura hospitalaria bajo estas condiciones. Para ello no hay una única respuesta, más si hay una recomendación general:

Desarrolle un plan técnico con consideraciones financieras que le permita avanzar en el camino de la seguridad de su infraestructura hospitalaria; incorpórelo al plan estratégico de la institución y ejecútelo a paso firme y sostenido.

La materialización de los riesgos que supone una infraestructura hospitalaria con carencias se presenta día tras día, por lo que concientizarla y aún más importante, actuar con responsabilidad y determinación al respecto, puede contribuir efectivamente en la misión de salvar vidas en un centro asistencial.

Si quiere saber cómo funciona un plan técnico financiero en materia de instalaciones eléctricas hospitalarias, contáctenos o escríbanos a info@energymed.com.co y con gusto le enviaremos una muestra.

Categories Operaciones de los centros de salud

¿Está su Centro de Salud preparado para una catástrofe natural?

Las recientes catástrofes naturales del terremoto en México y el huracán María en Puerto Rico nos muestra que la naturaleza es quien manda.

Durante la consternación de la noticia, todos comentamos sobre las lamentables pérdidas humanas y materiales de estos eventos, deseando la pronta recuperación de estas poblaciones.

Sin embargo, una vez las emociones se calman, siempre surge un espacio para analizar con cabeza fría qué tan preparados estamos en caso de que un evento como estos toque a nuestra puerta.

Desde la perspectiva de la infraestructura hospitalaria el análisis es aún más crítico ya que, en este tipo de escenarios adversos todos los lesionados recurrirán a los Centros de Salud en búsqueda de atención médica, por lo que la infraestructura debe ser lo suficientemente robusta para soportar el embate de la naturaleza.

En el caso particular de Colombia, los organismos del estado empezando por el Ministerio de Salud hasta las Secretarias Distritales de Salud, han dispuesto de un marco normativo que tiene como intención preparar a las instituciones ante cualquier escenario de este tipo.

La resolución 2003 de 2014, el marco de los requisitos de habilitación de servicios de salud en el Sistema Obligatorio de Calidad en Salud, exige en su artículo 3.2.2 dedicado a los requisitos de infraestructura lo siguiente:

“Las siguientes condiciones de infraestructura deben ser cumplidas por el prestador, antes de iniciar su proceso de habilitación:

– Cumplimiento de las condiciones higiénico sanitarias establecidas en el Titulo IV de la Ley 9° de 1979 y sus decretos reglamentarios.

– Licencia de construcción aprobada para el uso de salud.

– Permiso de vertimientos líquidos y emisiones atmosféricas.

– Sistema de prevención y control de incendios.

– Estudio de vulnerabilidad estructural (En los casos previstos por la norma vigente).

Reforzamiento sísmico estructural (En los casos previstos por la norma vigente).

Plan de emergencias y desastres (En los casos previstos por la norma vigente).

– Planes de mantenimiento de la planta física e instalaciones físicas e instalaciones fijas.

– Planes de mantenimiento de los equipos fijos.

Las instalaciones eléctricas están actualizadas con el reglamento técnico de instalaciones eléctricas RETIE.”

¿Cumple su Centro de Salud con estos requisitos?

En materia de instalaciones eléctricas hospitalarias el cumplimiento de lo establecido en el RETIE es fundamental para garantizar la continuidad operativa en condiciones seguras para el paciente, visitantes y personal médico administrativo.

El cumplimiento de la ley, sobre todo en el marco de prevención de eventos adversos, es una responsabilidad ética de un Centro de Salud.

No permita que una catástrofe lo sorprenda, y ejecute de la mano con las exigencias legales un programa de adecuación de la infraestructura hospitalaria capaz de mantenerse firme y operativa en el caso lamentable de que ocurra una catástrofe natural.

Si aún no tiene su certificado RETIE, o está buscando cómo abordar el proyecto de adecuación de sus instalaciones eléctricas no dude en visitar nuestra propuesta RETIE para habilitación.

Categories Operaciones de los centros de salud

Energía confiable: pieza clave en el éxito de la digitalización en la salud

Es bien conocido los beneficios de la tecnología en actividades cotidianas: transportarse de un sitio a otro usando un GPS; comunicarse por escrito, voz o incluso «presencialmente» a través de los beneficios del Internet; trabajar en comunidad desde cualquier latitud, incluso de forma colaborativa.

Sin embargo, todos estos beneficios de la tecnología traen consigo una importante consecuencia: en caso de que los dispositivos que permiten esta actividades, ¿Podríamos ejecutar esas labores con la misma eficiencia? La respuesta evidente es no.

En el caso de la prestación de servicios de salud, es indiscutible que la incorporación de estas tecnologías trae consigo beneficios inmensos en la efectividad del tratamiento al paciente, más no hay que dejar de lado que el funcionamiento de los dispositivos que soportan estas herramientas tecnológicas depende operativamente en la alta disponibilidad de las instalaciones eléctricas hospitalarias que le permiten funcionar correctamente.

El cuidado y atención del paciente literalmente es un asunto de vida o muerte, y soportar esos procesos en la tecnología trae consigo una consecuencia obvia: esa tecnología no puede fallar, mucho menos por razones eléctricas.

Adicional a este factor clave debe sumarse que esta energía debe ser segura, debido a las condiciones especiales de infraestructura de un centro de salud, el estado de vulnerabilidad del paciente, la sensibilidad de los dispositivos electrónicos a sufrir daño por perturbaciones en la red eléctrica y por último, como instituciones de servicio social los centros de salud están obligados a ser resistentes a cualquier catástrofe.

Es por esto que en el incremento de la participación del mercado TI en el sector salud, un sistema eléctrico seguro, efectivo y confiable es fundamental para su implementacion y funcionamiento, y no se trata sólo de ingeniería eléctrica fundamental, si no del diseño, construcción y mantenimiento de instalaciones eléctricas que giran entorno a los procesos operativos y asistenciales del paciente que se desarrollan en cualquier institución de salud.

Por eso recuerde, cuando se trata de instalaciones eléctricas hospitalarias, los procesos de ingeniería deben girar entorno a todo al proceso asistencial del cuidado de la salud del paciente.

Categories Operaciones de los centros de salud

¿Cómo preparar su planta para largos períodos de funcionamiento?

Cada día miles de vehículos de motores diesel con encienden con éxito. Pero los motores diésel van más allá de accionar las más extensa flota de camiones y vehículos particulares a lo largo y ancho del planeta. También son una de las fuentes más confiables de energía de emergencia para la industria, edificios residenciales y comerciales, universidades y por supuesto hospitales. Sin embargo, el grado de fiabilidad que puede esperar de estos equipos se reduce a un factor clave: la experiencia.

¿Cómo afecta la experiencia de estas dos aplicaciones muy diferentes? Debido a que los conductores de camiones operan los motores diésel diariamente, por lo que conocen detalladamente las características de operación y mantenimiento de la unidad.

Más importante aún, ponen el motor a la prueba en condiciones de carga reales cada vez que lo utilizan. El funcionamiento de un motor-generador de emergencia establecido sobre una base periódica (incluso a plena carga) no le proporciona con una cantidad significativa de experiencia operativa.

Por ejemplo, si el equipo se tiene un esquema de pruebas de funcionamiento de 4 horas mensuales durante un período de 10 años, se suman como máximo 500 horas de experiencia operativa. Parece bastante, ¿verdad? Realmente no. Cuando notamos que son necesarias al menos 200 horas consecutivas o más para identificar todos los problemas asociados con la operación de la planta de energía, este número se convierte en mucho menos impresionante.

Dado que un generador de emergencia se encuentra inactivo el 99,5% de las veces, y que en el caso del respaldo energético de una clínica e necesario que este entre en operación en menos de 10 segundos, es inevitable que el equipo falle en algún momento.

Así que en su centro de salud es necesario que su motogenerador opere durante más allá de 24 horas para atender una situación de emergencia, es el momento para que revisar minuciosamente los factores que afectan su funcionamiento, incluidos los consumibles y los problemas del medio ambiente / gestión.

La primera pregunta que le hace el equipo técnico de EnergyMed a sus clientes en esta materia es: ¿consideran ustedes que los consumibles son importantes?

Para llevarlo a usted a sacar sus propias conclusiones, a continuación presentamos situaciones reales y recomendaciones que podemos facilitarle si tiene prevista una operación continua de su planta eléctrica.

Filtros de combustible:

Lo crean o no, las cosas simples, como los filtros de combustible pueden causar grandes problemas. Es por ello que una de las cosas que debes considerar si vas a utilizar por tiempo prolongado el motogenerador, tener un respaldo de filtros de combustible. En una oportunidad pocas horas después de la puesta en marcha de un equipo, necesitamos cambiar los filtros de línea de combustible. Para ello diseñamos filtros de doble cabecera equipados con una válvula de transferencia, lo que nos permitió cambiar un juego completo de filtros sin necesidad de apagar el motor. Utilizamos medidores de presión a la entrada y salida del filtro de combustible para predecir la obstrucción de los filtros. Sin esta herramienta los filtros se hubiesen obstruido, la máquina se hubiese apagado y la operación de la clínica pudo haber pasado a un estado crítico.

En otra oportunidad, durante una operación de tiempo prolongado no fueron los filtros de combustible los que presentaron el problema, sino que había un problema en las tuberías de suministro de combustible: algunas pérdidas no habían sido consideradas al momento del diseño y el flujo de combustible no era suficiente para mantener la presión de combustible necesario y por supuesto, el equipo funcionando a pleno rendimiento. En el caso de esta clínica los ensayos mensuales no habían revelado previamente una limitación en el flujo de combustible debido a que nadie había probado el motor a plena carga. No fue hasta que se hizo necesario el uso del equipo en una situación de emergencia que el personal técnico se dio cuenta del problema.

Como consecuencia de ese incidente, le demostramos a la clínica que las pruebas de rutina del motor no proporciona información significativa del uso real del combustible del motor, y que es necesario el dimensionamiento real del sistema según los datos del fabricante y la capacitación del personal para monitorear el combustible disponible.

Aceite lubricante:

Otro factor importante a considerar es el problema que puede presentar el aceite que lubrica el motor. Durante un período de operación prolongado es importante tener aceite disponible en caso de que el nivel de aceite baje por la operación del equipo y sea necesario añadir. Una práctica necesaria es entonces monitorear con frecuencia el nivel de aceite del motor durante su operación.

Dentro de los temas a considerar en la realización de una maniobra de operación continua de un motogenerador, es revisar el tiempo de funcionamiento o última vez que se realizó el cambio de aceite de la máquina. Si se espera que el período de operación de la máquina supere el momento indicado de cambio de aceite, reemplácelo antes de dar inicio a la operación para evitar que la planta presente fallas de presión de aceite durante la maniobra.

Filtros de aire:

No se confíe de los filtros de entrada de aire. Es común que durante una operación extendida del equipo revisemos el nivel de aceite, más ¿usted revisa el indicador del filtro de aire? Muchas veces durante un período de operación extendido es necesario realizar el cambio del fitro de aire, por lo que le recomendamos tenerlos disponibles y listos en el momento ejecutar una maniobra de tiempo prolongado con su planta eléctrica.

Control y monitoreo del equipo:

Actualice su sistema de control. Dentro de los posibles inconvenientes de operación prolongado de la planta eléctrica, toma muy poco tiempo de reparación, dinero y espacio solucionar los posibles inconvenientes presentados anteriormente.

Ahora, este no es el caso cuando hablamos de los dispositivos de control y monitoreo del equipo. Por ejemplo, en una oportunidad un regulador de voltaje de una planta de aproximadamente 10 años de instalada, nos falló durante una maniobra de operación prolongada, afortunadamente de poco impacto en la operación de la clínica. La falla en un regulador de voltaje puede causar que una planta eléctrica asuma más o menos carga en función de una variación no controlada de la tensión o voltaje a la salida del generador. En estos casos se pueden presentar dos escenarios: El primero es que el motor podría suponer una carga suficiente para disparar y apagar el equipo por sobrecarga, o que el generador puede funcionar con tan baja tensión que dejó de ser un generador y comenzó a convertirse en una carga hasta que se dispare por corriente inversa. Cualquiera de estas situaciones es, obviamente, poco atractiva.

Sobre la base de nuestra experiencia operativa, hemos implementado muchas mejoras costosas para las plantas eléctricas bajo nuestra administración. A menos que usted esté en pleno conocimiento de la criticidad de las cargas que respalda su motogenerador, estas mejoras pueden parecer como una posibilidad muy remota. Sin embargo, no es difícil comenzar a incorporarlas como modificaciones por fases.

Dejando a un lado parte de su presupuesto para el mantenimiento, las actualizaciones pueden hacer una gran diferencia cuando se trata de utilizar durante un largo período de tiempo su generador a diesel de emergencia.

INICIAR CHAT
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Es EliCones del #TeamEnergyMed

Es un placer atenderte, ¿en qué te puedo ayudar?
Powered by