fbpx
retos-ingenieria-clinica-esmeralda-palomino

La Ing. Esmeralda Palomino Velandia, es ingeniera electrónica, especialista en gerencia de mantenimiento de la Universidad Industrial de Santander (U.I.S), Black Belt de la Metodología Seis-Sigma. Cuenta con experiencia de 34 años en instituciones de salud, en áreas de gestión del mantenimiento de la infraestructura hospitalaria, gestión ambiental, hotelería, gestión de la tecnología biomédica y de equipos de apoyo y líder desde hace 28 años en la adecuación del ambiente físico de la Fundación Santa Fe de Bogotá. Actualmente es jefe del Departamento de Infraestructura hospitalaria de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

Con base en su amplia experiencia en la gestión de infraestructura hospitalaria, la invitamos a nuestra sección Retos de la Ingeniería Clínica para que nos oriente en el manejo de la emergencia desde esta perspectiva. Estas fueron sus respuestas:

  • La emergencia que nos plantea el COVID-19 es un hecho sin precedentes, ¿qué recomendación le darías a los coordinadores de infraestructura hospitalaria para dar frente a la emergencia?

R./ Ante todo, es evidente que no estábamos preparados para afrontar uno de los más grandes desafíos de la humanidad. Y esto involucra a los seres humanos de todas las profesiones. Una de las muchas manifestaciones de este hecho, es la aparición de varias discusiones: “Lo más importante es la vida”, pero aparecen algunos cuestionamientos: ¿a costa de qué? ¿de tu propia vida? Por lo anterior, los hospitales como entidades de servicio debemos tener claro precisamente eso, la cultura de servicio, en donde prima el bien común sobre el particular, y sacar lo mejor de nosotros como ingenieros, ya que somos parte fundamental para el buen funcionamiento de las empresas más complejas en el mundo como son los hospitales.

Por lo anterior, debemos poner todo nuestro conocimiento e innovación como ingenieros para reinventarnos y romper paradigmas arraigados en la mentalidad y también en la estructura física de nuestras instituciones, volviéndolas flexibles, seguras para contener la propagación con una serie de conceptos, de privacidad, asepsia, humanismo, tecnología, que hagan estos espacios acordes a las necesidades de la emergencia. Pero para ir más allá de eso, el Ingeniero Hospitalario debe estar en constante innovación buscando mejorar los procesos que garanticen la seguridad del paciente, su seguridad emocional, la del personal asistencial y la de su propio recurso humano para atender todos los requerimientos que en estos momentos son muy relevantes para el buen funcionamiento de un Hospital.

  • La expansión de servicios como UCI, tanto dentro de las instituciones existentes como en ambientes improvisados, es una necesidad latente, ¿cómo recomiendas abordar estas expansiones para reducir los riesgos propios de la improvisación?

R./ La adecuación de un espacio como una unidad de cuidados intensivos, lleva implícito el manejo de situaciones no ideales, pero que no deben reflejarse en situaciones o realizaciones que puedan afectar negativamente la calidad de atención para un paciente crítico con Covid 19. La sola revisión de los requerimientos que estos espacios necesitan implica acometer obras e implementaciones para dotación de gases medicinales, sistemas eléctricos robustos y confiables, sistemas de iluminación adecuadas para intervenciones en cama cuando sea necesario, sistemas de aire acondicionado con presiones negativas para garantizar la seguridad del personal asistencial y de los demás pacientes, infraestructura hidrosanitaria para soportar lavamanos, etc. Además, las áreas deben ser de fácil limpieza y desinfección para evitar la contaminación cruzada, y contar con esclusas y con sistemas de aire para mantener la esterilidad de la UCI.

Por todo lo descrito, se necesita una planeación previa con las personas idóneas en los diferentes campos para poder considerar que se tiene un espacio llamado Unidad de cuidados intensivos. De lo contrario tendremos un espacio de habitaciones no aptas para atención de pacientes de Covid 19.

  • Cuando planificamos infraestructura hospitalaria siempre estamos proyectando hacia el peor escenario, ¿qué enseñanzas consideras que nos deja esta emergencia?

R/. Cuando nace el sueño de la construcción de un Hospital, siempre pensamos en realizar proyectos futuristas capaces de afrontar exitosamente pandemias y catástrofes. Pero lo que se concibió en el papel, no siempre se plasma en la realidad, pues suelen aparecer factores ajenos a la Ingeniería Hospitalaria que a menudo imponen modificaciones generalmente tendientes a reducir costos, y que pueden traer consecuencias tales como reducción de espacios, eliminación de sistemas de redundancia o soporte, no uso de materiales libres de mantenimiento con nanotecnologías que harían minimizar el cruce de infecciones, etc.

Esta pandemia nos ha hecho reflexionar que nosotros como Ingenieros Hospitalarios debemos adoptar una posición férrea anteponiendo nuestro conocimiento y experiencia, para que las infraestructuras Hospitalarias puedan ser espacios futuristas que logren ser versátiles y adaptativas ante las necesidades de este mundo tan cambiante y vertiginoso en nuevas patologías de los pacientes, en procura de lograr ser vigentes en lo incierto del futuro.

  • Todos los especialistas en redes técnicas hospitalarias estamos prestos a apoyar a las instituciones durante la contingencia, ¿qué invitación nos haces para que el apoyo que podamos brindarles sea efectivo?

R/. Un proyecto de Arquitectura Hospitalaria es un gran desafío para todos los que participamos en él. Es importante que todas las empresas que lideran las redes técnicas para que un hospital funcione, deban ser aliados estratégicos de las organizaciones para que recorran juntos el camino del proyecto desde su concesión y hagan parte del sueño. Deben ser integrales en el conocimiento de todos los sistemas, porque no basta con saber de su especialización técnica, sino que deben tener el conocimiento para respetar los límites de nuestra especialización, y poder llegar a acuerdos inteligentes en los temas comunes con los demás sistemas. Si esto se logra, será posible entregar un proyecto orgullo para todos, porque han sido integrantes de un equipo homogéneo y han sido parte del engranaje de todo el proyecto.

Agradecemos a la Ing. Esmeralda Palomino por su interés en formar parte de esta sección, donde juntos somos más fuertes en la atención efectiva y segura del paciente.

Author: Elikarla Cones

Ingeniero electricista, consultora y asesora internacional en instalaciones eléctricas hospitalarias. Experta en la coordinación técnica de soluciones de ingeniería eléctrica para procesos asistenciales. En la actualidad es Director Regional LATAM de EnergyMed.

2 Replies to “Retos de la ingeniería clínica: Cuidado de los pacientes COVID-19 desde la infraestructura hospitalaria”

  1. Excelentes respuestas de la ingeniera Esmeralda. Un nuevo reto para las infraestructuras hospitalarias para atender pacientes contaminados separados de pacientes con otras patologias

  2. Excelente!.
    Muy ilustrativo sobre el importante papel de la Ingeniería Hospitalaria, sobre todo en estas circunstancias tan complejas .

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Recibir atención
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! Es EliCones del #TeamEnergyMed

Es un placer atenderte, ¿en qué te puedo ayudar?